¿En serio vas a aceptar esa contraoferta?

Después de varios años en tu posición actual ya no vas a trabajar con la misma ilusión cada día. Sientes que no te valoran como te mereces. El salario que se ofrece en el mercado es más alto que el que estás percibiendo. Lo has comentado varias veces con tu manager y la respuesta siempre fue la misma “estamos contentos con tu trabajo pero no podemos permitirnos una subida”.

No te queda otra, si tu empresa no puede o no quiere ofrecerte lo que necesitas tendrás que buscar un nuevo proyecto. Vuelves a estar en el mercado con el convencimiento de dar, por fin, ese salto de calidad. Es una pena, porque te encontrabas muy a gusto, pero no han entendido ni atendido tus necesidades.

Después de varias entrevistas por fin recibes la llamada. Primero fue un headhunter y posteriormente su cliente, han decidido apostar fuerte por ti porqué, aún sin conocerte, han sabido ver tu potencial y quieren que seas tu quien lleve adelante el proyecto. Y las condiciones son mucho mejores.

A la mañana siguiente pides una reunión con tu manager y le das la noticia. Entonces sucede. Te iguala las condiciones, lo que supone un incremento muy importante en tu salario. Ahora parece que sí que pueden permitirselo. A buenas horas.

¿En serio vas a aceptar esa contraoferta?

Justo Serrano.

Artículos relacionados

Los comentarios están cerrados.